Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 2 UNA CLASE DIFERENTE 21(temp 2) Nos acompaña Rebeca Díez Gutiérrez, compañera, profesora de religión de Educación Infanti...

8 QMEV ACEPTACIÓN I



Año 1994, Tim Robbins protagoniza junto a Morgan Freeman la película Cadena perpetua. Ante una condena injusta, el protagonista manifiesta:
“Todo se reduce a una simple elección: Empeñarse en vivir o empeñarse en morir”.

En el proceso del duelo ya has pasado por muchas fases a cada cual más agotadoras. La negación, la ira, la negociación incluso, quizá, hasta has llegado a la depresión.
Y ahora que sientes que ya no puedes más, que estás a punto de romperte si es que no te has roto ya, es el momento de elegir.
¿Qué eliges: empeñarte en seguir muriendo o empeñarte en vivir?

Para poder terminar tu proceso de duelo necesitas tomar posesión de ti mismo. Es decir, sacar fuerza de donde sientes que ya no tienes para ELEGIR VIVIR.
¿Quién puede hacer eso?
Tú. Sólo tú puedes abandonar esa actitud que hasta ahora te ha desgastando terrible e infructuosamente.

Quizá por tener la actitud pasiva de quien espera que el resto del mundo gire en torno a sí y le ponga de una vez por todas las condiciones de vida que considera adecuadas a sus conveniencias y se desespera sumergido en la impaciencia y la frustración porque eso que espera nunca llega.
O quizá por  te encuentras metido en medio de la batalla agotadora de pretender controlar todo y transformar la realidad en su conjunto: a las personas y a sus ritmos y actitudes, a los acontecimientos. Pero no lo logras, no consigues que las circunstancias que te rodean sean favorables de una vez.

Ni logras cambiar la realidad ni tampoco hay nadie que cubra toldos tus anhelos  y deseos de colocarte en un escenario perfecto.
Toma ya ese papel activo que te corresponde y que te hará avanzar.

Estás estancado y sin fuerza, ¿qué puedes hacer?
El lugar desde el que estás mirando la realidad ya lo tienes desgastado, muévete, cambia de perspectiva, resitúate ante las circunstancias, colorea las cosas o haz el pino si fuera necesario. Muy pocas cosas en la vida son blancas o negras. No hay ningún acontecimiento absolutamente positivo ni absolutamente negativo. Así que busca.
Lograrás descubrir una manera diferente y más amplia  de apreciar la realidad y así, llegar a aceptarla.

¡Ojo! Aceptar la realidad no significa resignarse. Resignarse es conformarse. Y eso, a largo plazo te va a llevar al desencanto, a la amargura, incluso a renegar de la vida y hasta del mismo Dios a quien culpabilizas de no hacer nada por ti.

No te pares hasta encontrar esa  nueva perspectiva que te permita descubrir, afrontar y trabajar la realidad en tu interior.
Recuerda las palabras de Jesús: “La verdad os hará libres”.
Si buscas la verdad  sin quejas, sin excusas, sin justificaciones, sin evasiones, podrás aceptar la realidad y  finalmente llegar al culmen de este proceso.

Francamente esto no es nada sencillo, es costoso y complicado, sobre todo al principio se requiere un gran esfuerzo y emplear mucha energía por tu parte. Poco a poco irá fluyyendo y puedo asegurarte que merecerá la pena.
Cuando por el dolor te vuelta humilde y reverente ante la realidad, se expandirá súbitamente la sonrisa natural que preside a vida.

Y cuando sientas que estás a punto de desfallecer y de rendirte piensa esto:
CUANTO MÁS DURA ES LA PRUEBA,
MÁS GLORIOSO ES EL TRIUNFO

¿Qué pautas puedes seguir para alcanzar ese triunfo?
Lo primero que debes hacer es SALIR DE TI MISMO y sentir en lo más íntimo de tu ser que esto que está sucediendo es una oportunidad en tu vida para que se transforme en algo más pleno.
Deja de dar vueltas y vueltas como una noria siempre sobre lo mismo porque lo único que te va a producir será un buen mareo.
No cargues con todo ahora. Mira adelante, hacia lo inesperado que está en el horizonte.
Que la incertidumbre de no saber lo que va a pasar no te angustie. En el fondo, es una forma de libertad y eso ¡está bien!

Como segunda pauta, CONFÍA
Seguramente te sientes desbordado, sientes que tú sólo no puedes, pero resulta que nunca estás sólo. Dios está contigo y con él todo es posible. Confía y abandónate en los brazos del Padre. En Dios todo está en su sitio, así que confía en que todo tiene sentido. Todo lo que te está sucediendo es como las piezas de un puzzle que se irán integrando y cuando encajen podrás ver una imagen maravillosa.
Si Dios está contigo ¿Quién podrá estar contra ti?

Será clave en este camino que uses un poco de tu energía creativa para dar una pincelada de humor y risa desintoxicante a las dificultades. Reirte de ti, de tus limitaciones y reirte incluso de tus desgracias, van a desbloquarte en esos momentos en los que te sientes al límite. La risa va a ayudarte a ser más optimista y a ver el aspecto positivo de las situaciones.
¿Conoces la cantidad de veces que en la Biblia se nos invita a la alegría?
“Estad alegres, os lo repito, estad alegres”

La energía que vas a invertir en poner un toque de buen humor a esosmomentos en los que parece que todo se ha puesto en tu contra, te dará grandes rendimientos. Será esencial para que puedas seguir avanzando en tu proceso libre de amarguras. A su vez eso va a evitar que fastidies a los demás con una actitud negativa que va a enredar y complicar aún más las cosas.
Sonríe y dale la vuelta a la tortilla.

Las personas genuinamente alegres no han estado exentas de tragedias, de dolor, de dificultades, sino que son aquellas que las han superado con sentido

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.