Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 2 UNA CLASE DIFERENTE 21(temp 2) Nos acompaña Rebeca Díez Gutiérrez, compañera, profesora de religión de Educación Infanti...

Mi mayor bendición


Hace unos días llegó a mis manos un texto en el que se definía lo que es un hijo:
“Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de aprender a tener coraje. Sí, ¡Eso es! Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder? ¿Cómo? No es nuestro. Fue apenas un préstamo... EL MÁS PRECIADO Y MARAVILLOSO PRÉSTAMO ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenece a la vida, al destino y a sus propias familias.
Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos.”

Amar significa quedar expuesto ante el dolor. Sólo por amor estamos dispuestos a afrontar cualquier tipo de sufrimiento que conlleve ese amor. Si no… ¡no sería Amor!
Respecto a los hijos, leía antes, que uno de los principales dolores es el de la incertidumbre de estar actuando con ellos correcta y adecuadamente. Los padres queremos que los hijos sean auténticamente felices, por eso, lo que más nos preocupa es saberles guiar por el Camino que les muestre el auténtico sentido de su vida.
El otro…perderlos. Sin embargo, estoy de acuerdo con el autor en que no podemos perder algo que nunca nos perteneció. Los hijos son un préstamo que Dios pone en nuestras manos para enseñarles a VIVIR. Pero esa vida les pertenece sólo a ellos.
Mentalizarme de eso es algo por lo que he luchado incluso antes de ser madre. Soy muy consciente de esa realidad e intento aplicarla en el día a día con mis dos hijos. Ellos no me pertenecen…pertenecen a Dios, pertenecen al mundo. Porque el mundo les está esperando para que obren en él las maravillas que están llamados a realizar. ¡Mis pequeños! Ruego a Dios porque encuentren y sean fieles a la vocación que Él les tiene reservada.
Este jueves día 24 es el cumpleaños de Iván, mi hijo mayor. Cumple ya cinco años y, como nos pasa a todas las madres, me parece que fue ayer mismo cuando nació. Cuando vi su rostro, sentí su calor y me llenó con su aroma. Cuando nació Iván, se nos llenó la casa con su luz. Era perfecto y me robó por primera vez el corazón, y desde aquel momento me lo roba cada día.
Su venida me transformó por completo. ¿Un hijo te cambia la vida? ¡Por supuesto! Le da un vuelco, pero, en contra de lo que nos quieren transmitir actualmente desde la opinión social, la maternidad no destruye ni empeora nuestra vida. ¡Todo lo contrario!, la lanza hacia su plenitud.
Mi hijo Iván me hizo descubrir que existe una nueva forma de amor, como leía antes en el texto del principio, tener un hijo es “un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos”, porque se trata de un amor de entrega absoluta y desinteresada, tan pleno… que cada día siento en ese amor el “reflejo” de Dios. Ese amor me hace pensar en lo ¡increíblemente hermoso que debe de ser Dios!
Si nosotros, los padres, imperfectos y limitados, llegamos a sentir un amor tan puro por los hijos, ¡¿Cómo será el Amor de Dios?!
Gracias a ese amor que siento por mis hijos puedo percibir cómo Dios se me muestra, me enseña cómo es Él.
Por eso hago mía la frase del texto que leí al inicio: Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos.


1 comentarios:

Rocio 23 de mayo de 2012, 3:37  

Hola Nines, me encanta, yo la verdad que estoy muy agradecida, primero a Dios, porque hizo posible el milagro de la vida, en mi JulioDavid, que es la razon de mi existir, junto a mas personas, pero su llegada me ah enseñado a ser mucho mas fuerte y a saber luchar por lo que quieres, a defender tus sentimientos, y con mi lucha estoy segura haber dado leccione a mas de una persona, que quiza en un momento dado no quizo apoyarme, en este lindo acontecimiento tu tubiste mucho que ver, y nunca dejare de estarte agradecida, y deostrarte mi admiracion y cariño, un besito

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.