Entrada destacada

UNA CLASE DIFERENTE

TEMPORADA 2 UNA CLASE DIFERENTE 21(temp 2) Nos acompaña Rebeca Díez Gutiérrez, compañera, profesora de religión de Educación Infanti...

3 - QMEV - MIRAR



Alza tu rostro y abre los ojos, mira.
Mira a un lado y mira al otro lado, mira hacia arriba, mira hacia abajo, mira.
Mira, mira de frente, mira a tu alrededor mira y, párate, contempla en eso que más llame tu atención. ¡Mira!
Mira y contempla. Quédate con esa instantánea que hoy se te regala y penetra en ella, indaga, hazte dueño de eso, aunque sólo sea durante unos segundos.

Saber mirar es saber amar, esta es la frase más repetida en la película Canción de Cuna.

Entonces, ¿Cómo amar la vida?
Empezar es más sencillo de lo que parece: Mira. Aprende a mirar. Mejor dicho, re-aprende a mirar. Vuelve a mirar todo con ojos nuevos, con ojos de niño.
Los niños no tienen la mirada contaminada, no está condicionada con ninguna idea preconcebida y por eso pueden captar la realidad de una forma más fresca, más amplia.

Vives a contrarreloj, vas corriendo a todas partes y te sientes de vuelta de tantas cosas, los fracasos y las decepciones que has vivido no ayudan y has acabado anestesiando tu capacidad de observación y de admiración.
Déjate sorprender, como un niño cuando ve por primera vez fuegos artificiales.
La belleza está esperando. Llena tus sentidos del color, de las formas, de la esencia de las cosas. Hay destellos de vida por todos lados. Todo está lleno de arte. Sólo tienes que buscarlo. “Quien busca, encuentra” (Mt.)

En la película de El club de los poetas muertos, el profesor les dice a sus alumnos “Debemos mirar las cosas constantemente de un modo diferente”. Después se sube a su mesa y les ordena a todos que hagan lo mismo, que se suban a la mesa y que empiecen a mirar, mirar lo que siempre ven pero ahora lo hacen desde un nuevo ángulo.

No mires las cosas siempre desde el mismo sitio, muévete, agáchate, levántate, gírate, camina de lado, da pequeños saltitos, date la vuelta. Busca nuevas perspectivas para que tu mirada amplíe su campo de visión. Sal de esas estructuras herméticas que te impiden mirar la realidad en toda su extensión.
Estás acomodado en un armazón que te has ido creando sin darte cuenta a lo largo de los años, te tiene anquilosado sin darte cuenta y te impide crecer, no deja expandirse a tu auténtico “yo”, a tu ser, aquel que fue pensado por Dios antes de formarte en el vientre de tu madre. (Jer)

Ya has mirado fuera, ahora mira hacia dentro. Mira a tu interior, mira a ese ser tan amado por Dios.
¿Prefieres no sentir? ¿Eliges no saber? ¿Te asusta lo que puedes encontrar? ¿Te incomoda encontrarte con tus limitaciones, tus carencias?

No tengas miedo. Míralas de frente y hazlo también con ojos nuevos.

Siempre has sabido que esas limitaciones estaban ahí, quizá hasta has luchado con todas tus fuerzas por hacerlas desaparecer y todavía no lo has conseguido.
No necesitas eliminarlas. Si lo hicieras correrías el riesgo arrasar con partes fundamentales de tu esencia, de eso que te hace único e irrepetible. No te mutiles. Piensa en cómo gestionar esas limitaciones, cómo reconducirlas.

En cada limitación hay escondido un don. San Pablo escribe en su segunda carta a los Corintios: Mi fuerza se realiza en tus debilidades. ¡Qué paradoja!, Dios manifiesta su Gracia, su grandeza en nuestras limitaciones. ¡Dios se hace fuerte en tu debilidad!
No tienes ni idea de lo que Dios es capaz de obrar en ti.
¿Tienes obstinación y testarudez?
¿Tienes timidez?
¿Tienes excesiva espontaneidad?
¿Tienes vanidad?
¿Tienes inseguridad?
¿Tienes orgullo y envidia?
¿Te sientes inferior?
¿Te sientes superior?...
Mira tu limitación desde nuevas perspectivas y ¡Recondúcela!
Tienes un don escondido en cada limitación. ¡Suéltalo! No tengas miedo. Saca fuera ese fuera transformado.
Sé manso como paloma pero astuto como serpiente, sé audaz, ¿Por qué vas a ahogar u don? A algunos les podrá llegar a abrumar tanto que te lleguen a exigir que lo sigas escondiendo, pero no permitas que eso te condicione.
Sé libre, ¡¡Suéltalo!! Sobrepasa los límites, que el temor no te haga dar marcha atrás con tu don... ¡el don de Dios!
Aprende a gestionar, a amar con amor de entrega, amor de servicio, amor de ágape, pero manteniendo la tinaja siempre llena de agua, acudiendo una y otra vez al manantial de Agua Viva, ése que nunca se acaba.
Has mirado fuera, has mirado dentro, has soltado tus dones, te has liberado. Es el momento perfecto para mirar a los demás, como a ti mismo.
Recuerda siempre: Como a ti mismo. (Jn.)

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.